El beauty de las hadas

El sol se cuela entre los arboles y el viento mueve tu cabello, parece que se respira magia y todo se vuelve posible. Los cerezos ya están en flor y no hay paisaje más bonito que la suma del rosa de las flores y el verde de las hojas. Entre ese paisaje aparece un hada vestida de blanco que nos trae la magia de los últimos soles del otoño.

 

Vestida de Miguel Crespi, crea una escena romántica y dulce que nos inspira para crear el beauty perfecto para esas novias que buscan conectar con la naturaleza y dejarse llevar por las emociones. De estilo romantico, el vestido modela el cuerpo de manera muy femenina con un escote barco que deje entrever los encajes que envuelven el vestido. Las mangas llevan un tul muy especial que mezcla lo dulce del plumeti con la feminidad del encaje.

 

Para el peinado, realizamos una trenza jugando con los lazos de la corona de pedrería de Apodemia. Realizamos la raya en medio para comenzar a entrelazar la cinta de la diadema con el pelo. Vamos echándolo  hacia a tras hasta juntar ambos mechones en el centro y los amarramos con otra cinta del mismo color. El resto de la melena la cogemos en una colea baja que metemos hacia dentro para esconder la goma y crear esa ilusión de “nudo” que deja caer el pelo por la espalda. Damos forma a estos mechones con la tenacillas para conseguir aun más esa esencia romántica.

 

El make-up fue fantasía pura: una tez muy natural con un rosado sutil en las mejillas y un eye-liner en blanco. Maquillamos la cuenca del ojo con pigmentos blancos para dulcificar a nuestra ninfa y dejamos los labios al natural aplicando un poco gloss rosado.

Fotografía- Daguerrotipas

Tocado y joyas- Apodemia

Vestido- Miguel Crespí

Beauty- Oui Novias

 

El beauty de las hadas
Tu opinión importa
0

Reservas/Pedidos